La bergamota es un tipo de fruto con una estructura muy similar a la del limón, aunque la tonalidad es un poco más amarillenta. Se obtiene de árboles localizados en lugares remotos y a lo largo del planeta, aunque lo más común es que se extraigan de Italia y Costa de Marfil.

La principal particularidad de la bergamota es que, a diferencia de otros frutos, no se consume, sino que, debido a sus características propiedades, se utiliza para dar forma a infinidad de tratamientos, para formular medicinas, cosméticos, incluso hasta tiene un importante papel en el ámbito de la aromaterapia.

¿Para qué se utiliza la bergamota?

Salud

Los expertos han demostrado a través de una larga serie de estudios que la bergamota tiene muchos nutrientes positivos para la salud, como vitamina A y C, además de minerales que el organismo necesita para realizar sus funciones biológicas (calcio, fósforo y hierro), entre otros nutrientes muy interesantes.

En relación con el ámbito de la salud, se utiliza para dar forma a infusiones (muy populares en Inglaterra, en donde se toma en el desayuno). En este caso, es una buena solución para favorecer el tránsito intestinal, además de para el tratamiento de cólicos.

Por otra parte, es un completo relajante que puede ser muy útil para templar los nervios a la hora de enfrentarse a un examen o prueba complicada. Incluso hay estudios que demuestran que es útil para contrarrestar los principales efectos de la depresión o ansiedad.

Belleza

Pero en el campo en el que sin duda tiene más beneficios es en la cosmética, en la belleza.

Son muchas las marcas las que utilizan la bergamota como principio activo para comercializar cremas solares. Entre sus propiedades más características, estas cremas resultan bastante efectivas para reducir las manchas provocadas por el sol, o para regenerar la barrera cutánea que ha podido deteriorarse con el paso del tiempo.

Importante: La aplicación de este tipo de producto no debe de exponerse directamente en la piel, sino que se debe de utilizar a partir de cremas y leches de productos cosméticos. Por otra parte, los expertos recomiendan el uso por las noches.

Aromaterapia

En aromaterapia se utiliza el aceite de bergamota. Sus propiedades anti infecciosas, cicatrizantes y antibacterianas ayudan a combatir algunos importantes problemas relacionados con la falta de sueño, ira, así como con el tratamiento de heridas superficiales.

Algunas personas lo utilizan como aceite para aplicar en la ducha, o hasta como desodorante.

Alimentación

Y también se utiliza en la alimentación, por ejemplo, en confitería, dando forma a mermeladas amargas.

Incluso hasta podemos encontrar postres deliciosos que han sido elaborados partiendo de este característico fruto.

En brujería

Como curiosidad, en la brujería, en concreto en los conjuros Hoodoo, se piensa que la bergamota es capaz de dar forma a hechizos de control, de dominio de individuos.

Origen de la Bergamota

El nombre de bergamota proviene del término italiano Bergamotto, que, a su vez, es una derivación de Bey Armudu, que se puede traducir como pera del Bey.

Es similar a un limón o a una pera, tiene un sabor agrio y se utiliza principalmente para hacer aceites esenciales.

Aunque podemos encontrar muchos árboles de bergamota en regiones muy dispersas de a lo largo de todo el mundo, la producción está más bien limitada a la región de regio de Calabria(Italia); de hecho, la producción es tan importante allí que se considera un completo símbolo para toda la comarca. La razón de que allí prolifere es que la temperatura es óptima para el crecimiento de la especie.

Entre los otros lugares del mundo en donde también se cultiva destacamos España, Brasil, Uruguay, Argentina o Turquía.

Propiedades y beneficios de la Bergamota

Para que puedas saber un poco más sobre la bergamota, te animamos a seguir leyendo sus principales beneficios:

  • Efecto antidepresivo y estimulante: Hay estudios que demuestran que el efecto de la esencia de bergamota ayuda a combatir los principales síntomas de la depresión, ansiedad, además de resultar también muy útil para controlar la ira o el estrés (incluso hasta tiene el mismo poder que el diazepam).
  • Ayuda al metabolismo: Contribuye a que hagamos bien la digestión, a conseguir una buena absorción de nutrientes, en el equilibrio de los niveles de azúcar en la sangre, a reducir el colesterol malo, además de a dilatar los vasos sanguíneos (reduciendo así la posibilidad de padecer problemas de índole cardiovascular).
  • Propiedades curativas y desinfectantes: Se puede utilizar sobre heridas superficiales que tardan en curar. Gracias a sus propiedades cicatrizantes, sanarán antes.
  • Un buen aliado para combatir los gérmenes: Su aroma refrescante, en combinación con sus propiedades desinfectantes, dan forma a numerosos desinfectantes y productos de cuidado corporal. Además de conseguir un olor persistente, contribuyen a reducir el crecimiento de los gérmenes que producen el característico mal olor corporal.

Estas son las principales claves que definen a la bergamota.